Aprender a Pensar

Registrarse

Repensar la Educación

David Antonio Yañez Baptista

UCM Madrid

El realismo de las ideas platónicas

Con frecuencia he oído de boca de maestros de escuela  la afirmación de que Platón es idealista, y eso mismo dicen luego sus alumnos; de manera que me decidí a preguntar a todos mis conocidos el porqué de esta tesis.Primero pregunté a una buena amiga mía: ¿Por qué Platón es idealista? “Por lo del mundo de las ideas, claro”. Esta respuesta no me resultó en ninguna medida satistactoria,  más bien delataba su ignorancia a cerca  de  filosofía.Así que seguí preguntando a mis amigos cual Sócrates en la plaza , pero la respuesta siempre era la misma: “Pues porque Platón hablaba de las ideas”. Lo reprochable es, ante todo, el uso indebido del llamado argumento de recurso a la autoridad: “Si el profesor dice que Platón es idealista.. ¿Será por algo, no?” Es preciso recordar que la verdad es la autoridad; la autoridad no es la verdad. Rigor y espíritu crítico son imprescindibles en la labor filosófica.

Yo he tenido la suerte de tener unos maestros  con el rigor por bagaje y la discursión de cualquier postura filosófica a fin de pulir mis conocimientos, pero en cualquier otro lugar la falta de excelencia ha minado mis expectativas.

Es menester resolver esta cuestíón que sin duda oscurece y falsea la más modesta compresión filosófica y yo voy a intentar bosquejar una pequeña argumentación en contra del idealismo platónico. Por el contrario, me dispongo a sostener el realismo de las ideas platónicas.

El idealismo aparece en la Edad Moderna, fruto de la desconfianza, del miedo a errar que había sido causado por el fracaso del aristotelismo.El hombre medieval es el hombre del realismo aristotélico-escolástico, esto es, tomista. El hombre se ha asentado sobre un sistema de creencias de arraigo aristotélico y cristiano, pero tres sucesos desmoronan todos los supuestos.Primeramente, los descubrimientos del cielo( Galileo, Bruno,…) y de la tierra ( Magallanes, Colón, Vasco da Gama,…) desmienten el sistema geocéntrico y la estructura plana de la Tierra.Segundo, las reformas de Lutero y Calvino y las consecuentes cruentas guerras de religión despedazan la verdad, que ya no es una sino múltiple. Muchos otros supuestos resultan desprovistos de verdad, como tratados de fisiología y cosmología de Aristóteles.Entonces el hombre abandona su actitud habitual: el realismo.

El racionalismo, desde Parménides hasta Santo Tomás, había sido de orientación realista, la cual consistía en una actitud sumamente natural: considerar todo lo que nos encontramos en el mundo como real.Para el realista las cosas existen con independencia de mí; ante mí se presenta un mundo en el cual yo encuentro muchas cosas y todas ellas son res, cosa, substancia. El filósofo realista en un bebé que sale al encuentro con el mundo, y este mundo resulta inteligible, esto es cognoscible, accesible  a la razón humana. Peo con la crisis moderna, el hombre se vuelve desconfiado, receloso; más que saber – como decía Ortega – a este nuevo hombre le importa saber si se sabe. Ese mundo inteligible de los griegos y medievales ya no existe con seguridad. Si muchos de los postulados aristotélicos y otras creencias  se derrumbaron con el alumbramiento de la modernidad, hay que andarse con cuidado a la hora de decidir qué es real, qué es verdadero. Nace una filosofía racionalista, pero en ello no hay novedad alguna: nace una filosofía racionalista e idealista, desde Descartes hasta Hegel; surge una nueva espontaneidad  que empapa toda la filosofía.

De esta manera es imposible hablar de idealismo platónico cuando el idealismo es posterior al realismo, posterior a Santo Tomás, que desarrolla de forma monumental la metafísica aristotélica. Si el idealismo aparece ante la caída del realismo aristotélico y su actitud  inocente, abierta al mundo…  ¿ Cómo puede ser Platón, anterior a Aristóteles, maestro suyo, idealista? Platón nunca se pregunta si acaso es posible la verdad,Platón no parte de la desconfianza , del horror al error.Para Platón , además, las ideas existen, son esencias existentes, entes metafísicos que contienen el verdadero ser de las cosas.Para Kant, idealista, las ideas son unidades lógicas, unidades sintéticas del pensamiento; para Platón existen y consisten.

La tesis del idealismo platónico procede  de la interpretación del platonismo de la escuela de Marburgo, concretamente de Herman Cohen.



escrito el 8 de octubre de 2010 por en General


Escribe un comentario

Recuerda que:
  • Las opiniones aquí expresadas serán responsabilidad tuya, y en ningún caso de Aprender a Pensar
  • No se admitirán comentarios que vulneren lo establecido por las leyes y por las Normas de uso de este sitio
  • Aprender a Pensar se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados
Los datos serán tratados de acuerdo con lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, y demás legislación aplicable. Consultar nuestra Política de Privacidad
Aprender a Pensar